20171206 131546A principios de diciembre, un grupo de educadores de los colegios del Sector Madrid, formamos parte de la visita a Reggio Emilia organizada por DIIP. En concreto, junto con otras 25 personas de diferentes procedencias de España, participamos en el Grupo de Profundización, centrándonos en la proyección y construcción de contextos educativos en la escuela infantil y primaria. Según la filosofía educativa de las escuelas infantiles municipales de Reggio Emilia, el espacio es percibido como un elemento educativo capaz de favorecer exploraciones, autonomía, curiosidad y relación.

Podríamos resumir nuestra visita de muchas formas, sorprendidos por los espacios abiertos y claros, las grandes aulas, la organización de los materiales, la importancia de tener otros puntos de vista sobre lo que ocurre en el aula, el uso de la luz como elemento creativo, el espacio del atelierista, la Piazza (lugar de encuentro y asamblea), las puertas de las clases siempre abiertas…

 

A veces es complejo visitar una experiencia de este tipo, porque es complicado implantar todo lo que hemos visto en nuestras realidades. No pretendemos ser un colegio Reggio Emilia. Por lo tanto, si tuviera que elegir (alguna clase me traería para algún colegio), me quedaría con algunas ideas claves, que vienen a reforzar el camino que estamos empezando a andar.

La primera es tener una “filosofía” común, donde vayamos todos tirando en la misma dirección. Nosotros tenemos nuestro Carácter Propio.

Los niños tienen que ser el centro de nuestra acción y para ello, tiene que vivir Experiencias:  es una idea que salió en diferentes momentos de la visita. Nosotros dentro de nuestro Marco Evangelizador, lo tenemos como parte de uno de nuestros ejes. Y para que sea experiencia, es muy importante el Acompañamiento… pues bien, esa idea también salió en nuestra visita, cuando se hablaba del rol del adulto dentro de la escuela, como conocedor de todos los ámbitos del desarrollo del niño.

Muchas más ideas fluyen de lo vivido en este encuentro, que también nos sirvió para compartir inquietudes y visitar la pequeña ciudad de Reggio Emilia. Y podríamos leer libros y libros del precursor de esta filosofía, Loris Malaguzzi y también sacar muchas frases… pero en esta ocasión, me quedo con una, que siendo de las más sencillas, para nosotros, este curso, es más que significativa: “Nada sin alegría”.

En el próximo mes de marzo, otro grupo de educadores visitará Reggio Emilia, para conocer desde otro punto de vista más general de esta experiencia.

Delegación de Educación Sector Madrid

LA SALLE REGGIO EMILIA

CookiesAccept

Este sitio web hace uso de cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Saturday the 23rd.